Hechos que Usted Debe Saber Acerca del Cáncer Pulmonar

El cáncer pulmonar es la causa principal de muerte por cáncer según la American Cancer Society, causando más muertes cada año que el cáncer de mama, cáncer de colon, y cáncer de próstata combinados. Aproximadamente el 14 por ciento de los nuevos casos de cáncer son cáncer pulmonar; en el 2018 únicamente, 234,030 casos nuevos de cáncer pulmonar serán diagnosticados.

Estas estadísticas significan que alrededor de 154,050 personas morirán de cáncer este año, reporta la American Cancer Society. El cáncer pulmonar es amplio y letal, y es crucial el buscar atención médica al encontrar el primer síntoma de un problema. Es por eso que todos necesitan saber algunos hechos de cáncer pulmonar.


Señales de Advertencia de Cáncer Pulmonar

Típicamente, los síntomas de cáncer pulmonar no se vuelven aparentes hasta que la enfermedad se ha esparcido por los pulmones. Algunas señales de advertencia de cáncer pulmonar incluyen:

  • Dolor en el pecho que empeora al reír, toser o respirar profundamente.
  • Una tos persistente
  • Jadeo
  • Dificultad para respirar
  • Pérdida de apetito
  • Bronquitis persistente, neumonía u otras infecciones
  • Toser sangre
  • Sentirse cansado o débil

Al igual que otros tipos de cáncer, el cáncer pulmonar invade otras partes del cuerpo a lo largo del tiempo. Sin embargo, a medida progresa la enfermedad, los síntomas pueden evolucionar. Los síntomas de un cáncer pulmonar avanzado incluyen:

  • Cambios en el sistema nervioso, incluyendo mal balance o ataques.
  • Ictericia
  • Dolor óseo
  • Bultos cerca de la superficie del cuerpo

¿Cómo se Diagnostica el Cáncer Pulmonar?

Contrario a lo que cree la gente, el cáncer pulmonar no se detecta con una prueba sanguínea. Las pruebas con imágenes típicamente se usan para determinar donde hay crecimientos presentes. Exámenes de laboratorios se realizan posteriormente para hacer un diagnóstico oficial. Estos exámenes buscan la presencia de células cancerígenas.

Ejemplos de tipos de pruebas de imágenes que pueden usarse para diagnosticar cáncer pulmonar incluyen:

Rayos – X: Rayos X en la parte torácica se pueden realizar para poder buscar masas inusuales en los pulmones.

Tomografía Computarizada: Esta resonancia seccional es más detallada que rayos X, así que puede mostrar fácilmente los tumores e incluso ver los nódulos linfáticos inflamados.

Resonancia Magnética: Usando radio frecuencia e imágenes fuertes, una resonancia magnética puede ser realizada para ver si el cáncer pulmonar se ha esparcido al cerebro o a la espina dorsal. Un material de contraste se inyecta típicamente para poder detectar fácilmente los cambios en el cuerpo.

Tomografía por Emisión de Positrones (PET): Para esta tomografía, se inyecta un azúcar radioactivo en la sangre. Dado que las células cancerígenas crecen más rápidamente que las células normales, absorben más azúcar que las células saludables y se muestran con mayor prominencia en tales tomografías.

Tomografía Ósea: Para ver si el cáncer pulmonar se ha esparcido a los huesos, un material especial de poca radioactividad se inyecta en la sangre. Viaja en áreas donde ocurren cambios en los huesos, los cuales permiten a los doctores a ver si se ha esparcido el cáncer.

Broncoscopia: Con esta tomografía, un tubo flexible se inserta a través de la tráquea y en los bronquiolos y bronquios en los pulmones. Esta prueba se realiza para revisar la presencia de tumores grandes y otras obstrucciones.

¿Cómo se Trata el Cáncer Pulmonar?

Como otros tipos de cáncer, el cáncer pulmonar puede ser tratado en un sinnúmero de maneras. Muchos pacientes pasan bajo varios tipos de tratamiento. Los tratamientos más comunes para cáncer pulmonar incluyen:

Cirugía

Cirugía para tratar el cáncer pulmonar es altamente complejos. Antes de realizar la cirugía, se realiza una prueba de funcionamiento pulmonar para asegurar que se dejará suficiente pulmón saludable tras la cirugía. El tratamiento preferido es la lobectomía, lo cual involucra remover uno o más de los cinco lóbulos pulmonares. Cuando un tumor está muy cerca del centro del pecho, una neumonectomía – la remoción de un pulmón entero – puede ser requerida.

Ablación por Radiofrecuencia

Conocido como ARF, la ablación por radiofrecuencia es una opción menos invasiva para cánceres que involucran tumores pequeños cerca de las esquinas exteriores de los pulmones. Ondas de alta energía se usan para calentar el tumor, lo cual destruye las células cancerígenas y encoge o incluso destruye el crecimiento. Esta opción no tiende a causar efectos secundarios serios más que dolor y sensibilidad en el área de inserción de la aguja.

Terapia por Radiación

Terapia por radiación puede ser prescrita como el único tratamiento para el cáncer pulmonar cuando la cirugía no es una opción. Radiación externa es el método más común para el cáncer pulmonar. Se puede usar antes de la cirugía para reducir los tumores y los crecimientos en tamaños más manejables, haciéndolos más fáciles de remover. Puede realizarse tras realizar la cirugía para eliminar cualquier célula cancerígena restante. Puede también ser usada para reducir los peores síntomas de la enfermedad.

Quimioterapia

La quimioterapia involucra el uso de drogas especiales administradas oralmente o vía intravenosa. Se usa frecuentemente en conjunto con terapia por radiación y para mejorar los tratamientos quirúrgicos. Por ejemplo, puede usarse antes de la cirugía para hacer que los crecimientos sean más pequeños y más manejables. Cuando se usan tras la cirugía, se conoce como quimioterapia auxiliar, y puede ser usada para matar ciertos rastros de cáncer que no fueron removidos quirúrgicamente.

Terapias Dirigidas

Una forma prometedora de terapia dirigida para cáncer pulmonar involucra medicamentos que dirigen la angiogénesis, que es conocido como el crecimiento de vasos sanguíneos. Los tumores necesitan de vasos sanguíneos para vivir y crecer, y los inhibidores de angiogénesis como avastin y cyramza ayudan a bloquear el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos para tratar el cáncer. También hay drogas conocidas como inhibidores EGFR, los cuales se dirigen a la proteína llamada EGFR que se encuentra en la superficie de células cancerígenas. Cuando mucho de esta proteína está presente, los tumores crecen más rápidamente. Los inhibidores EGFR pueden ayudar a detener este proceso.

Además de los tratamientos tradicionales como los que se describieron previamente, hay en progreso todo el tiempo muchas pruebas clínicas para nuevos tratamientos de cáncer pulmonar que muestran resultados prometedores y pueden valer la pena explorar. Sin embargo, el primer paso es que, si sospecha que usted tiene cáncer pulmonar, debe buscar atención médica rápidamente. Entre más temprano se detecta el cáncer pulmonar, tendrá más opciones de opciones de tratamiento.

Si está interesado en aprender más acerca del cáncer pulmonar, empiece su búsqueda hoy.

Featured Tip

The most common way people catch colds and illnesses? Shaking hands, according to The Telegraph.